Cómo evitar el robo de fotografías guardadas en Internet


El robo de fotografías íntimas ha creado cierta alarma en la red, sobre todo a raíz de que algunas famosas como Jennifer Laurence o Kate Upton, se vieran afectadas por este delito informático. Sin embargo, lo que les ha pasado a estos personajes conocidos hoy día puede ocurrirle a cualquiera, por ello es recomendable tomar una serie de precauciones que impidan que seamos víctimas de estos ciberdelincuentes.

Lo más importante es usar contraseñas seguras. En este sentido, las recomendaciones son las mismas de siempre, siendo las más básicas: cambiarlas con frecuencia, combinar letras y números o no usar datos personales.

Tampoco es aconsejable recurrir a servicios de almacenamiento remotos, es decir, sistemas como la famosa nube. Y si se acude a estas alternativas, hay que tener especial cuidado con los smartphones, pues en la mayoría de los casos estos aparatos se encuentran sincronizados automáticamente, de modo que se transfieren todo tipo de datos a los servidores, desde los contactos hasta las fotos y los videos del propio dispositivo. En este caso lo que hay que hacer es comprobar si el dispositivo está sincronizado mirando en los “ajustes” del mismo y comprobar si está habilitado este comando.

La verificación de cuentas en dos pasos es otra medida de seguridad opcional que refuerza la misma y, por tanto, hace más difícil el posible robo de fotos o datos. Este sistema lo que hace es vincular la cuenta a un número de móvil, de modo que cada vez que se accede al servicio se necesita además un código que se envía al móvil a través de un SMS.

Lo ideal es no usar el móvil o un dispositivo conectado a Internet para realizar las fotos y emplear una cámara digital, aunque la comodidad que supone el uso del smartphone para tomar instantáneas está quitando cada vez más protagonismo a las cámaras fotográficas, a pesar de que pueden aportar más calidad. Sin embargo, si no es posible tener una cámara digital, entonces lo ideal es descargar las imágenes en el ordenador lo más rápido posible y eliminarlas del móvil.

Por otra parte, si se desea almacenar imágenes en Internet por una cuestión de practicidad y de espacio, siempre se puede acudir a servicios profesionales o especializados, que generalmente aportan más seguridad.

Al mismo tiempo hay que vigilar el phishing y las aplicaciones maliciosas. Aquí lo que debe primar es el sentido común. Recordamos que no hay que clicar sobre links sospechosos ni descargarse archivos que parezcan extraños y, por supuesto, descartar los emails que nos resulten extraños.

Y, por último, si al final se van a compartir imágenes íntimas en Internet, se debe tener muy claro con qué personas se quiere compartir esa información: sólo familiares y amigos, novios, exnovios, etc.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


Abogados especialistas en Delitos

Abogados especializados en Internet y Nuevas Tecnologías.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *