Una mujer rusa es condenada a prisión por difundir pornografía


Un tribunal ruso ha condenado a dos años de prisión a una mujer de 23 años por difundir supuestamente de forma ilegal pornografía en Internet. La mujer, residente en la región de Kémerovo, a 2.000 millas al este de Moscú, violó el artículo 242 del Código Penal ruso, que sanciona “la distribución ilegal de material pornográfico” a través de la red. Supuestamente, la joven descargó y compartió tres películas porno en noviembre de 2012 usando el protocolo BitTorrent, una forma de descarga social que aprovecha las conexiones entre usuarios.

pornografía rusia

En el juicio la acusada negó tener conocimiento de que utilizando este servicio ella también estaba compartiendo este contenido, pero los miembros de la Fiscalía de su región dijeron que la mujer dijo tener conocimiento de esto cuando se secuestró su computadora durante la investigación.

Aunque esté penado, con una simple búsqueda del número de usuarios que utilizan los protocolos peer-to-peer en Rusia descubrirás decenas de miles de usuarios de RuNet que descargan y comparten porno utilizando estas tecnologías. Webs como “porn-uptracker” y “toptracker” registran que más de 100.000 usuarios utilizan los “torrent trackers” para buscar películas de contenido pornográfico.

A pesar de que muchos usuarios pueden no conocer las peculiaridades de estas formas de descarga, en Rusia las penas por distribución de pornografía son muy altas, y pueden terminar en prisión. Utilizando estos servicios de descarga comunitaria estás ayudando a que otras personas puedan descargar estos archivos, y por lo tanto haciendo una difusión de ellos.

Las redes peer-to-peer permiten un intercambio de información entre ordenadores interconectados. Estas tecnologías aprovechan y optimizan el uso del ancho de banda de los demás usuarios de la red conectándose entre ellos y obteniendo así más rendimiento en las conexiones y transferencias de cualquier tipo de archivo.

El hecho de que sirvan para compartir e intercambiar información de forma directa entre varios usuarios ha propiciado que algunas personas lo utilicen para intercambiar archivos cuyo contenido está sujeto a copyright o que es ilegal en algunos países, como la pornografía.

Programas como Torrent utilizan estos mecanismos para ofrecer a sus usuarios contenidos de todo tipo, entre ellos pornográficos. La acusada, en este caso, dijo no conocer el sistema peer-to-peer, aunque fuentes de la investigación han dicho que en el momento en el que su ordenador fue incautado ella confesó que tenía conocimiento del funcionamiento de esta práctica.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *