Los peligros de las nuevas tecnologías, ¿nos llevarán a la desaparición?


Las nuevas tecnologías traen numerosos beneficios, de eso no hay duda, sin embargo un grupo de expertos coincide en resaltar que tanta automatización está mermando las capacidades de las personas. Se refieren principalmente a las capacidades intelectuales.
Así lo aseguraba, por ejemplo, el ensayista norteamericano Nicholas Carr, en su obra Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras vidas?, en donde entre otras cosas resaltaba el aumento de lo que llama la “complacencia automatizada”, que según él consiste en confiar plenamente en las máquinas, limitando de este modo nuestra capacidad de pensar por nosotros mismos.

 

amenazas internet
La tecnología nos controla hasta límites insospechados, olvidándonos muchas veces de que ésta es fruto del hombre y que, por tanto, es imperfecta. Sin embargo, no es ya una cuestión de que las nuevas tecnologías pueden fallar, es un tema de no saber valerse por uno mismo, de dejarse llevar y por ende no pensar.
Esta situación está propiciando una sociedad cómoda, que quiere que se lo den todo hecho y que, por tanto, y en definitiva tienda a no pensar o a pensar lo mínimo.
Ahora, Carr acaba de publicar otro libro: Atrapados: cómo las máquinas se apoderan de nuestras vidas, en donde habla de estos temas. De hecho, en una entrevista reciente realizada al periódico El País con motivo de esta nueva publicación, asegura que el abuso de las nuevas tecnologías está haciendo que las personas pierdan habilidades y talentos que sólo se consiguen cuando se lucha duro por las cosas.
Las nuevas tecnologías han cambiado, sin duda, a muchas personas la forma de moverse en el mundo. En muchos trabajos, vivir sin Internet es casi una opción impensable, de hecho si en el trabajo nos dicen que nos van dejar sin email un par de horas por labores de mantenimiento, se nos viene el mundo encima y ya no sabemos qué hacer. Como si toda nuestra actividad laboral dependiera de esta forma de comunicación.
El caso es que tal y como plantea Carr, habría también que cuestionarse si tanta tecnología es sinónimo de una mayor libertad o más bien todo lo contrario. El smartphone, la tablet, el ordenador… nos acompañan allí donde vamos. Las búsquedas que hacemos a través de Google están controladas, al igual que nuestros perfiles en las redes sociales… ¿No estamos más vigilados ahora que hace unos años?
Y también está la automatización de los trabajos. El autor asegura que tanta tecnología está provocando la desaparición de algunos puestos de trabajo, y esto a la larga va a ser un problema en un mundo donde la población no para de crecer.
En definitiva, nuevas tecnologías, sí, pero como dicen los expertos, con moderación, sin obsesionarse, y sin dejar que limiten nuestra capacidad pensante y que, sobre todo, no nos impidan ver el valor que tienen las cosas.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


Abogados especialistas en Delitos

Abogados especializados en Internet y Nuevas Tecnologías.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *