Dónde van a parar los impuestos que pagamos


¿Dónde van mis Impuestos?

Toda persona que esté inmersa dentro de una economía como en la que la circulación de bienes y servicios es omnipresente, paga, por tanto, impuestos.

Como el niño que pregunta a su madre por qué debe lavarse las manos antes de comer; cualquier persona podría hacer lo propio ante ese hábito ya normalizado de pagar un valor agregado por aquello que se ha comprado o adquirido, sea para consumo personal o colectivo. Y es que cuando se crearon las repúblicas modernas (esas que aplicaron toda el aparataje ideológico ilustrado, empezando por la división de poderes y demás.), se estableció y fijó en sus constituciones el conjunto de deberes y derechos que tiene todo ciudadano que haga vida dentro de los límites del estado. Y entre las obligaciones que tenía (y tiene) la población según lo tipificado en la ley, es el pagar impuestos.

A diferencia de lo que podría pensar parte de la población, según la cual se les está sacando agua de su molino para llevarlo al de otro; la recaudación de impuestos es importante en la medida en que a través de ella el estado, la gobernación o un alcaldía, por poner solamente estos tres ejemplo, obtienen dinero directo que les ayuda a hacer una gestión mejor. Pues, con ella la entidad recaudadora: estado, alcaldía o gobernación, aplica una redistribución de ese capital del modo más transparente posible con el objetivo de convertir ese dinero público, en eso, en beneficio público.

 

tarjeta bancaria

 

Lo dicho arriba, debe notarse en el gasto público hecho por el estado o la entidad en cuestión. Es decir, que debería traducirse dicha recaudación, al menos en teoría, en educación pública y gratuita, asimismo en el sector de la salud. Pero también, en la creación de nuevas infraestructuras para el mayor beneficio de personas posibles; por ejemplo, autopista, plazas, parques, entre otras; que tienen a su vez, un efecto multiplicador en la economía de un país puesto que produce nuevos puestos de trabajos, demandados por ese segmento de la población aún no inserta en el aparato productivo del país. O sea, que el pago de impuesto está imbricado con las políticas de pleno empleo.

Vemos entonces cómo el cumplimiento de pago de impuestos redunda en una mayor justicia social en tanto se le dé un uso socialmente eficiente al dinero recaudado. Sin embargo, cuando pasa lo contrario; cuando la población ve que no se hace lo debido con el dinero que ella paga como comunidad societal, entonces, el conjunto de deberes y derechos queda abolido, iniciándose una desobediencia civil.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


Abogados especialistas en Delitos

Abogados especializados en Internet y Nuevas Tecnologías.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *