Acusado de estafa por simular un robo e intentar cobrar al seguro


La Policía Nacional ha detenido en Benalmádena a un hombre de 42 años por simular presuntamente un delito de robo con violencia. Según el hombre, le sustrajeron un teléfono móvil de última generación, un reloj, las llaves de su casa y las del coche. Por ello, dio parte a su compañía de seguros con el objetivo de cobrar la correspondiente indemnización.

 

 

delitos que se comenten en internet

 

 

La falsa víctima fue a comisaría a denunciar que mientras practicaba deporte vio a dos individuos intentando entrar en un domicilio. Según su testimonio les llamó la atención para que desistieran, y uno de ellos se dirigió a él con un arma de fuego y lo amenazó para que le entregara lo que llevaba encima. Incluso dio una información detallada sobre las características físicas de los autores, así como la ropa que vestían y el tipo de arma utilizada. En su declaración, el denunciante dijo que había intentado localizar el teléfono con servicios de GPS, pero que no había obtenido resultados.

 

 

Después de la denuncia, la compañía de seguros inició las investigaciones pertinentes para comprobar los hechos, y pudo constatar que el relato era falso, entre otras cosas porque el denunciante seguía utilizando los objetos supuestamente robados, por lo que fue detenido y puesto a disposición judicial.

Un falso delito puede ser castigado con  penas de seis a 12 meses de cárcel, según el artículo 457 del Código Penal. Además, supone un atentado contra las compañías de seguro, que velan por la integridad de sus clientes y puede crearles graves daños económicos.

En este caso, el detenido simuló la agresión para cobrar una indemnización de su compañía de seguros, un acto que se considera estafa y que conlleva un perjuicio tanto para la compañía aseguradora como para los agentes encargados de investigar la denuncia, que pueden perder tiempo en casos que son falsos.

Por este motivo, las aseguradoras inician investigaciones cuando tienen sospechas de que un acto puede ser fraudulento, utilizando métodos propios que verifiquen si la reclamación se basa en la realidad o por el contrario se está intentando perpetrar una estafa de algún tipo. En este caso, pudieron averiguarlo porque el acusado seguía utilizando los objetos que supuestamente le habían sustraído en el robo y que consistían en un teléfono móvil, un reloj, y dos juegos de llaves.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *