El imputado, figura judicial en el limbo jurídico


La figura judicial del imputado se ha convertido en los últimos años en un término frecuente en nuestras vidas. Cada día, el imputado está presente en los medios de comunicación sin embargo existen ciertas dudas acerca de lo que significa realmente estar imputado pues el hecho de ser imputado en una causa judicial no implica necesariamente ser condenado, ni tan siquiera ser juzgado.

En los procesos judiciales de gran envergadura, la figura del imputado juega un importante papel. Estos procesos se dividen en dos fases: la fase de instrucción o investigación, y la fase del juicio oral, ambas desarrolladas por diferentes jueces con el fin de que el segundo no vea condicionado su punto de vista por la investigación llevada a cabo durante la fase de instrucción.

 

pornografía rusia

Es precisamente durante la fase de instrucción cuando, el juez instructor, a tenor de las investigaciones llevadas a cabo y considerando la existencia de pruebas o, al menos, indicios suficientes de delito, puede elevar la consideración de una persona hasta la categoría de imputado, pero ésto no significa que ya sea culpable pues de hecho, la continuación de las investigaciones y el hallazgo de nuevas pruebas y/o sospechosos, puede finalmente acabar con la “desimputación” del imputado, librándolo así de toda culpa.

Las críticas a esta situación judicial del imputado son continuas dado que no existen unas normas fijas que establezcan cuándo y por qué una persona puede ser imputada dejándose dicha decisión en manos de la opinión del juez instructor, una opinión que, en todo caso, se supone fundamentada en los resultados de la investigación efectuada.

Sólo cuando finaliza la fase de instrucción o investigación, el juez instructor, en caso de considerar la existencia de pruebas suficientes de delito, dictará el correspondiente auto de procesamiento, momento en el que el imputado dejará de serlo para adquirir la condición de acusado en el juicio oral que se celebrará.

Aún así, y a pesar de las dudas jurídicas que presenta la figura del imputado, el juez instructor podrá dictar una serie de medidas cautelares contra éste, a fin de garantizar el correcto proceso de investigación. Es así como un imputado sobre el que, recordemos, tan sólo existen sospechas y aún no es un acusado, puede ser sometido, en base a la Ley de Enjuiciamiento Criminal a:

  • Prisión provisional, una medida considerada de carácter extraordinario dictada sólo cuando existe un elevado riesgo de fuga, destrucción de pruebas, etc.
  • Libertad bajo fianza, proporcional al delito supuestamente cometido y que también puede conllevar:
  • Retirada del pasaporte cuando el juez considera que existe riesgo de fuga.
  • Obligatoriedad de presentarse de forma periódica ante el juzgado en los plazos y fechas que el juez estime oportunos.

 

Ver artículo interesante sobre Citación judicial e imputado en un caso de suplantación de identidad


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *