Tipos de delitos Informáticos y formas para hacerles frente


Un delito informático es toda aquella transgresión de la legislación vigente cometida por medio de ordenadores y a través de internet. Su tipología es realmente variada: el uso ilícito de equipos para promover actividades ilegales como la pornografía infantil, el robo de información personal o violación de las leyes de asociación, todas estas acciones pueden ser calificadas como delitos informáticos, delitos cibernéticos o ciberdelitos siempre que para su ejecución se empleen las tecnologías de la información y la comunicación.

Su auge ha generado conciencia del problema por lo que también han aflorado numerosos estudios  debido a que el uso de internet se ha extendido a todos los sectores de la sociedad como los negocios, el entretenimiento, los servicios médicos, el deporte o la industria de los medios entre otros de tal forma que nadie escapa a los delitos informáticos.

cibercrimen4

Acceder a la información y datos que son propiedad de las personas, empresas o gobiernos suele ser el máximo objetivo de los ciberdelincuentes. Se trata de ataques nunca de forma física, si no  virtual. Esta es una de las grandes características definitorias del delito informático, que pueden ejecutarse con relativa facilidad de forma remota y en breve tiempo haciendo, a su vez, que sea muy difícil el rastreo de pruebas que acaben con la identificación y castigo de los delincuentes pues, en ocasiones, puede requerir la cooperación internacional.

Además, el propio avance tecnológico permite a estos delincuentes ocultar más fácilmente su identidad y localización a través de Internet.

Delitos Informáticos, una definición para múltiples variantes

Existe una amplia variedad de delitos informáticos o ciberdelitos. Algunos de los más relevantes y/o extendidos son:

Hacking

Forma de ciberdelincuencia por la que se accede desde una ubicación remota y utilizando software especial, a información personal y/o confidencial almacenada en la base de datos de cualquier persona o empresa. El propietario efectivo de esos datos puede no ser consciente de que su información confidencial está siendo accesible a otra persona.

Violación de derechos de autor

Se produce bien cuando alguien publica artículos, películas, música o contenidos en general que son propiedad de otras personas y sin su consentimiento expreso, bien cuando se descargan contenidos protegidos por las leyes de propiedad intelectual.

Phishing

Es una de las formas de ciberdelincuencia más extendidas y que afecta especialmente a usuarios que utilizan internet como medio para sus operaciones bancarias o compras. El criminal intenta adquirir información sensible como nombres de usuario, contraseñas y detalles de tarjetas de crédito y/o cuentas bancarias para retirar dinero o para comprar productos en línea ilícitamente.

Ciber Stalking

Acoso en línea mediante en envío de mensajes en línea o mensajes de correo electrónico.

Malware

También conocido como software malicioso (virus en general, troyanos, spyware…). Son programas informáticos  que, una vez instalados y ejecutados en los equipos, puede dar el control parcial o total de estos a los criminales lo que les permite acceder fácilmente a cualquier información sensible o dañar/robar datos.

Abusos a menores

Esta es también una de las principales formas de delitos cibernéticos por la que usuarios adultos acosan a menores de edad a través de chat o mensajes de correo electrónico para obtener imágenes de carácter erótico y/o pornográfico e incluso concretar citar con ellos

Cómo hacer frente a la delincuencia cibernética

Para combatir los delitos informáticos es necesario seguir algunos consejos:

Contraseñas variadas y seguras. Utilice siempre diferentes contraseñas para diferentes servicios y nunca cometa el error de anotarla sobre un pedazo de papel ni en cualquier lugar. Cámbiala con regularidad utilizando combinaciones de números y letras, mayúsculas y minúsculas.

Ojo con las redes sociales y lo que publicas en ellas.

Protege tu información personal. Tenga cuidado al revelar información personal como nombre, dirección, número de teléfono o información financiera en internet. Utilice siempre un sitio web seguro para sus transacciones en línea.

Piensa varias veces antes de hacer clic en cualquier enlace que le pide cualquier información personal. Verifique la fuente, el remitente y, en cualquier caso, nunca responda de forma directa.

Si has sido víctima de cualquier delito informático, denúncialo a la policía local y contacta con un profesional en seguridad informática


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *