A los ladrones se les hace “la boca agua” con las baterías del Toyota Prius


Es la última moda entre los ladrones estadounidenses más avispados y, aunque aún no ha cruzado el Atlántico, si eres poseedor de un Toyota Prius ya deberías andarte con ojo. Nada de robar el equipo musical ni tan siquiera robar el coche en sí mismo. Lo que de verdad interesa a los ladrones es la batería de este coche.

El Toyota Prius ha pasado de ser el modelo menos robado en Estados Unidos ha hacer salivar a los ladrones cuando se cruzan con uno de ellos y es que en San Francisco se ha levantado la alerta ante el creciente robo de las baterías de este coche después de que varios distribuidores de la ciudad hayan advertido del inusual crecimiento de clientes que acuden a los talleres para instalar una nueva batería.

cibercrimen1

Pero todo tiene un motivo y, en este caso, el motivo es doble: precio y garantía. Resulta que es ahora cuando muchas de las primeras unidades vendidas del Toyota Prius comienzan a alcanzar los ocho años de edad o, en su defecto, las 100.000 millas que cubre la garantía y a partir de las cuales la compañía recomienda su sustitución. El problema es que esta batería alcanza un precio cercano a los 3.000 dólares mientras que en el mercado negro se puede conseguir por apenas una sexta parte, en torno a los 500 dólares pues claro, los ladrones, ni compran la mercancía ni tienen que pagar impuestos.

Las autoridades sospechan que se trata de una banda organizada dado que extraer una de estas baterías del Toyota Prius resulta complicado, y no sólo por los cerca de 50 kilos que pesan, si no porque en los talleres, los mecánicos necesitan en torno a una hora mientras que estos delincuentes habrían rebajado esta marca hasta los 20 minutos.

El coste total para el usuario afectado ronda los 7000 dólares pues a los 3000 de la batería nueva hay que sumar los numerosos daños ocasionados por los ladrones como la rotura de cristales para acceder al coche o los desperfectos en el cableado que no desconectan si no que cortan para ir más rápidos.

Pero ojo, que para ser honestos no debemos culpar solo a los ladrones, si no también a aquellos usuarios que, aún sospechando el ilícito origen de la batería que están adquiriendo, miran hacia otro lado sin importarles el daño que con su actuación están ocasionando.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *