Grabar a un menor de edad sin consentimiento es delito


El tema de los menores y su intimidad está cada día más presente en debates y conversaciones, sobre todo en relación con las nuevas tecnologías. Hace pocos días, un hombre de nacionalidad alemana grabó con su tableta a una menor de edad mientras cenaba con sus padres en un restaurante de Gibraltar. El padre de la menor se percató de los hechos, y después de visionar el contenido filmado propinó al hombre un puñetazo que causó su muerte.

delitos que se comenten en internet

Durante la investigación de los hechos trascendió que el fallecido era un pedófilo en libertad con cargos y que disponía de más material pedófilo en su domicilio. Según el fiscal de Protección de Menores de Cádiz, Pedro Gosálvez, hubo una clara vulneración de la intimidad de la menor al ser grabada en público sin su consentimiento, aunque el hecho de que no contase con la mayoría de edad agrava todavía más los hechos. “Una cosa sería que la pillara tomando el sol y otra cosa es que la pillara en imágenes de contenido sexual y entonces todavía sería más grave la pena”, matizó Gosálvez.

Aunque en este caso la menor no estaba utilizando las nuevas tecnologías, es un debate muy de actualidad. “Está claro que es un dato objetivo que este tipo de delitos, los cometidos con tecnologías, con menores y entre menores, desde luego aumentan muchísimo”, aseguró el fiscal. No obstante, entiende que “los menores tendrían que aprender a valorar mejor su intimidad y que sepan que lo que mandan a la red deja de ser suyo y no tienen esa consciencia”.

Desde la Fiscalía de Protección del Menor reconocen que la tenencia prematura de un smartphone por parte de los menores está aumentando los casos referentes a imágenes de menores con contenido sexual circulando por las redes. Pedro Gosálvez habla de dos momentos concretos en el delito: la obtención de la imagen y la divulgación del material.

 

 

“En lo primero, en conseguir la imagen, no hay necesariamente delito si se consigue la imagen con consentimiento de la víctima. Aunque sea un consentimiento discutible, este existe. No hay infracción penal. Pero si se adquiere con coacción o intimidación, pues puede haber una falta de coacciones o un delito en casos más graves. Por ejemplo, también es delito entrar en el disco duro de otra persona y apropiarse de la imagen ilícitamente”. El segundo paso más común entre menores es divulgar contenido. “En la divulgación posterior sí hay delito, y será un delito más grave en caso de ser una imagen sin consentimiento. Si una niña le pasa a un niño su imagen de forma consentida y luego éste la divulga a sus amigos aquí puede haber delito. Sólo no lo hay si se difunden con consentimiento de la víctima”, advirtió Gosálvez.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *