Menores y privacidad ¿Se puede espiar la vida digital de nuestros hijos?


AutorNorberto González
@nicky69es

 ¿Se puede espiar la vida digital de nuestros hijos?

Cada vez que en las redes sociales se habla sobre el secreto de las comunicaciones o el acceso no autorizado al contenido de un ordenador o terminal telefónico, alguien pregunta “¿Y si es menor?”, las respuestas son muy variadas y cuando les dices “No puedes leer los mensajes de un menor” siempre alguien contesta “Pero si es mi hijo yo puedo”. Así que intentaremos que este artículo arroje un poco de luz sobre lo que se puede y lo que no se puede. Siempre sabiendo que este artículo no es una sentencia judicial, de las que también habrá diversidad.

 

LEGISLACIÓN

Empecemos por la Constitución Española de 1978 y en su texto consolidado de 27 de septiembre de 2011 dice lo siguiente:

 

Artículo 18.

  1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.
  2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.
  3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.
  4. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

 

Garantiza la intimidad y el secreto de las comunicaciones sin distinguir edad. Por ello que los menores también disfrutan de este derecho.

 

Por su parte, el Código Civil de 1889 en su texto consolidado de 6 de octubre de 2015 dice los siguiente:

 

articulo 154.

Los hijos no emancipados están bajo la patria potestad de los progenitores.

La patria potestad, como responsabilidad parental, se ejercerá siempre en interés de los hijos, de acuerdo con su personalidad, y con respeto a sus derechos, su integridad física y mental.

Esta función comprende los siguientes deberes y facultades:

1.o Velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.

2.o Representarlos y administrar sus bienes.

Si los hijos tuvieren suficiente madurez deberán ser oídos siempre antes de adoptar decisiones que les afecten.

Los progenitores podrán, en el ejercicio de su función, recabar el auxilio de la autoridad.

 

Como vemos nos indica que debemos respetar sus derechos al tiempo que velamos por ellos. Eso significa que no podemos invadir su intimidad y violar el secreto de sus comunicaciones, derechos establecidos en la nuestra Constitución.

 

RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES

“Si, muy bien lo que dices, pero luego me piden responsabilidad por no vigilar a mi hijo”. Efectivamente, escuchamos noticias como esta http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=190611  y nos echamos las manos a la cabeza.

jovenes-internet

 

Este progenitor ha sido condenado al pago de 5.000€ de responsabilidad civil, que no penal, por el principio “IN VIGILANDO” del deber de todo tutor legal de vigilar las actividades de nuestros hijos. El mismo principio se aplica también a la responsabilidad civil derivada de los actos de los trabajadores en el entorno laboral, teniendo la responsabilidad el empresario.

 

Pero no hay que confundir VIGILAR ≠ ESPIAR. El hecho de tener una responsabilidad de vigilancia no significa que dejemos de respetar sus derechos, ya sean menores a nuestro cargo o personal laboral.

 

Una pregunta que se suele hacer en los tribunales es “¿Había un método menos lesivo a los derechos para realizar la acción?”, o sea, “¿Podemos controlar a nuestros hijos sin leer sus correos, whatsapp, fotos, etc?”, seguramente la respuesta sea ‘sí’.

 

SI, SE PUEDE INVADIR LA INTIMIDAD DEL MENOR

Efectivamente, se puede invadir la intimidad del menor y sus comunicaciones, pero no tan alegremente como la gente cree o quisiera. Volvamos al Artículo 18.3 de la Constitución Española que termina diciendo “…salvo resolución judicial.”, y aquí es dónde entra el “PRINCIPIO DE NECESIDAD”. Tranquilos, no es necesario acudir a los tribunales. El principio de necesidad no es otro que el principio por el cual se nos permite (dentro de nuestro radio de acción) violentar esos derechos en pro de la protección del menor o de otros menores, siempre y cuando el derecho que queramos proteger sea igual o superior al que violentamos. En las mismas condiciones que un juez establecería la escucha de las comunicaciones de un infractor penal, los tutores legales de un menor podemos realizar el mismo control.

 

O sea, que si tenemos sospechas fundadas de que nuestro hijo/a está cometiendo un delito o está siendo víctima de uno, podemos ver sin su consentimiento el contenido de su teléfono móvil, ordenador, tablet, etc. Aquí quedan fuera las lecturas de conversaciones con el otro progenitor en caso de separación, lecturas de conversaciones con las parejas para ver si son activos sexualmente (dentro de los casos permitidos en la ley), etc…

 

Pero no solamente los tutores podemos acceder a estos contenidos. La dirección y jefatura de estudios de los centros donde se forman nuestros hijos, al ser garantes de la formación, educación y ética del centro, pueden acceder sin consentimiento del menor o tutores. Repito, a los contenidos que perjudiquen al menor u otros menores únicamente y por razones suficientemente fundadas.

 

El ejemplo lo tenemos en la sentencia SAN 3877/2013 de la Audiencia Nacional de Madrid. Que paso a resumir:

 

Un menor de 12 años enseña a una niña menor de 12 años, en el centro escolar en horario de recreo, un video de carácter pornográfico. El profesor llama la atención al menor por el uso del móvil en el centro escolar saltándose la normativa, la niña le indica al profesor lo que le ha mostrado el niño “algo muy feo” por lo que requiere asistencia psicológica del centro. El director retira el terminal al menor y con auxilio del informático del centro acceden al historial de navegación del terminal móvil el día de la visita a la página web anteriormente indicada. Los padres del niño interponen denuncia penal de la que el  Juzgado de Instrucción 12 de Madrid establece el sobreseimiento provisional y el archivo de la denuncia, sobreseimiento que confirma la Audiencia Provincial de Madrid, Sala tercera en AUTO 501 de fecha 14 de junio de 2013. Al no conseguir su objetivo, los padres denuncian ante la Agencia Española de Protección de Datos que nuevamente no ve caso y tras el recurso, se dicta la anteriormente nombrada Sentencia de la Audiencia Nacional.

 

¿Y A QUÉ EDAD PUEDO DARLE UN MOVIL?

Otra de las preguntas que se hacen habitualmente y que es difícil responder, pero que podemos encontrar la respuesta en la Ley. Concretamente en la Ley de protección jurídica del menor de 1996 y en su texto consolidado de 29 de julio de 2015 dice lo siguiente:

 

Artículo 9 bis. Deberes de los menores.

  1. Los menores, de acuerdo a su edad y madurez, deberán asumir y cumplir los deberes, obligaciones y responsabilidades inherentes o consecuentes a la titularidad y al ejercicio de los derechos que tienen reconocidos en todos los ámbitos de la vida, tanto familiar, escolar como social.

Esta Ley recoge en su Capítulo II los derechos de los menores y en su Capítulo III sus deberes. Por lo que recomiendo su lectura.

 

Efectivamente los menores tendrán que ir asumiendo responsabilidades según crezcan de forma física y e intelectual. Se pueden adaptar los tiempos de uso, aplicaciones de acceso, etc de un dispositivo electrónico según este crecimiento.

 

EN RESUMEN

Los menores, al igual que el resto, también son personas con sus derechos. Hasta su mayoría de edad los tutores legales deben cuidarles y educarles, siendo responsables civilmente de sus actos incluso después de su mayoría de edad. Y deben fomentar sus deberes y garantizar sus derechos.

La confianza es esencial para ayudar a los menores cuando tengan un problema, si creen que les vamos a regañar, no nos pedirán consejo y por tanto no podremos protegerles.

Si escuchamos a los profesores o a otros padres lo que achacan a nuestros hijos sin defenderles ciegamente, podremos saber cómo son realmente fuera de nuestra vista protectora.

Regalemos el móvil cuando estén preparados, no cuando los demás lo tengan.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


Abogados especialistas en Delitos

Abogados especializados en Internet y Nuevas Tecnologías.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *