Los menores están expuestos al acoso sexual por Internet


El ciberacoso puede incluir conductas como las conocidas como “grooming”, “sexting” o “ciberbullying”, que se caracterizan por dotar de más anonimato al acosador y favorecer que se cometan estos actos. Según un estudio del Observatorio vasco de la Juventud, más del 90% de los jóvenes vascos entre 15 y 19 años tienen una cuenta en redes sociales que utilizan a diario. Ese hecho les convierte en blancos perfectos de acosadores que se hacen pasar por otros usuarios adolescentes para chantajearlos. La sección de delitos informáticos de la policía autónoma vasca impartió el años pasado un total de 139 charlas en centros escolares y para este año tiene prevista una cifra similar. Los agentes informan a los chicos de las diferentes formas de acoso para que puedan identificarlas.

chantaje internet

Uno de los métodos más peligrosos es el conocido como ‘grooming’ que consiste en ganarse la confianza del menor para luego chantajearlo. “Es muy fácil para el acosador engatusar a su víctima porque tienen herramientas cognitivas muy superiores a la del menor”, explica el Jefe de Delitos Informáticos de la Ertzaintza. Tratan de conseguir datos personales y les envían imágenes de contenido pornográfico. Después incitan a los menores a intercambiar imágenes suyas en el mismo tono. “El pedófilo suele usar diferentes identidades y direcciones de correo electrónico, haciéndose pasar casi siempre por personas jóvenes”.

El sentimiento de culpabilidad y vergüenza y el miedo de decirlo a los padres son las razones principales por las que los chavales no cuentan su problema “y acaban entrando en una espiral que les puede hundir”, explica. Estos casos suponen un”verdadero calvario para las víctimas”. La policía aconseja “denunciar inmediatamente cualquier situación de acoso o de abuso. Hay que pararla. Estas conductas no terminan hasta que se detiene al delincuente. Ignorarlo no conduce nunca a nada”, avisan. Destaca el caso de una niña que sufrió vejaciones durante un año y a partir de su denuncia descubrieron que esa misma persona estaba acosando a otras 100 niñas que tampoco habían puesto denuncia.

Otra de las prácticas es el ‘sexting’, palabra que proviene de la contracción de las palabras ‘sex’ y ‘testing’ y se refiere al envío de contenidos eróticos o pornográficos a través de Internet. “Estos problemas pueden ser legales, especialmente cuando hay niños y niñas implicados, relacionados con la privacidad o el derecho a la propia imagen, con el ‘ciberbullying’, con el ciberacoso sexual e incluso con la ‘sextorsión’”, advierten.

El ‘ciberbullying’ también se ha intensificado por la inmediatez, facilidad y disponibilidad para causar daño, la facilidad de acceso a Internet y la dificultad de desarrollar la empatía en el entorno digital.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *