“Sextorsión”, un delito al alza en la red


A pesar de lo extraño que puede resultar la palabra, no deja lugar a dudas del tema al que nos referimos: “sextorsión” es la extorsión, el chantaje, a través del sexo.

Se trata de una práctica constitutiva de delito que, al igual que otros muchos delitos cometidos a través de internet, no deja de crecer. Se produce cuando una persona es chantajeada por otra que la amenaza con difundir fotos e imágenes íntimas obtenidas a través de la cámara de su ordenador o de un dispositivo móvil en caso de no recibir lo deseado. El precio, en muchos casos, es una cuantía económica; en otros, exhibirse en actitud erótica o practicando cibersexo ante el delincuente. En ciertos extremos, la exigencia de encuentros íntimos en persona también puede formar parte del chantaje.

La forma en que se obtienen estas imágenes y/o vídeos íntimos son fundamentalmente dos. Por un lado, un virus que, tras penetrar en nuestro ordenador, es capaz de controlar su cámara, vernos y grabarnos, sin que nos percatemos de ello. Por otro lado, usuarios más confiados que, habiéndose mostrado por webcam ante desconocidos, ahora son extorsionados.

estafa

Jorge Flores Fernández, director de PantallasAmigas, una organización sin ánimo de lucro que vela por el buen uso de internet prestando especial atención a los más jóvenes, señala que en el último trimestre las denuncias por “sextorsión” se han triplicado y que cada día reciben alguna nueva denuncia.

Pero este ciberdelito ha avanzado un paso más en su gravedad y ahora, no sólo delincuentes lo practican de forma individual sino que se están constituyendo verdaderas redes de “sextorsionadores”, si se me permite este término inventado, tal y como apunta Carlos Fernández Guerra del grupo de redes sociales de la Policía Nacional. El objetivo: sacar el máximo dinero posible a sus víctimas no sólo ampliando la base de chantajeados si no también exigiéndoles importes cada vez mayores.

Ante esta situación, las autoridades advierten de la importancia de no claudicar a sus exigencias y acudir de inmediato a comisaría a denunciar los hechos dado que el pago de la cantidad exigida no garantiza que el delincuente cumpla su promesa de no difundir las imágenes, más bien, le anima a seguir con su plan.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *