Estar en paradero desconocido no justifica el impago de pensiones


Cuando se produce una separación o divorcio, el tribunal establece una pensión alimenticia que uno de los progenitores estará obligado a satisfacer mes a mes para garantizar que de esta forma las necesidades de los hijos menores de edad fruto del matrimonio sean cubiertas. En ocasiones, este progenitor puede hallarse en paradero desconocido sin embargo, esta situación no impide la fijación de una pensión mínima, aún cuando no resulte posible su cálculo exacto, ni tampoco ampara que dicho progenitor eluda su responsabilidad de pago. Para cualquier duda sobre Derecho de Familia, lo mejor es consultar con abogados especializados en esta materia.

Arroyo Fiestas, ponente de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de Justicia, así lo determinó en la sentencia 737/2014 fechada el día 22 de julio de 2015 dejando aclarado que el hecho de que un progenitor esté en paradero desconocido y no sea posible determinar cuáles son sus ingresos, no impide fijar una pensión alimenticia en favor de su hijo o hijos menores en situación de minoría de edad.

abogado penalista

En este sentido, el tribunal podrá fijar una pensión de alimentos en favor de los hijos menores, a modo de mínimo vital, que el progenitor en paradero desconocido estará igualmente obligado a satisfacer lo que implica que, una vez localizado éste, no sólo se le podrán reclamar las mensualidades no abonadas si no que además, se procederá a la regularización del importe de las mismas en relación a sus ingresos.

Los tribunales están obligados a tutelar el derecho que todo menor tiene a ser asistido por sus padres, y esta obligación, civil y constitucional, de prestar alimentos, debe prevalecer en todo caso, aún cuando no resulte posible determinar un importe racional y concreto, según dita el Tribunal Supremo en esta sentencia que textualmente dice:

“Lo normal será fijar siempre en supuestos de esta naturaleza un mínimo que contribuya a cubrir los gastos repercutibles más imprescindibles para la atención y cuidado del menor, y admitir sólo con carácter muy excepcional, con criterio restrictivo y temporal, la suspensión de la obligación, pues ante la más mínima presunción de ingresos, cualquiera que sea su origen y circunstancias, se habría de acudir a la solución que se predica como normal, aún a costa de una gran sacrificio del progenitor alimentante”.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *