Delitos de odio: cuándo se produce un delito de odio y penas


El presentador de TV3, Toni Soler, lanzó esta pregunta a través de twitter, si es delito de odio “querer que un tráiler atropelle a los miembros del Supremo”. Este tuit lo envió tras saberse que el Tribunal Supremo (TS) decidió mantener en prisión preventiva al exvicepresidente del Govern, Oriol Junqueras.

 

 

 

 

 

¿En qué consiste un delito de odio? Cuando una persona se muestra hostil hacia ti por varias razones contundentes: por la raza, orientación sexual, creencias, religión, discapacidad, sexismo, etcétera.

 

 

 

El delito de odio o el fomento a la violencia por razones étnicas, racistas, religiosas, ideológicas, entre otros, pretende preservar el respeto a la persona contraria, sometiendo la libertad de expresión e intelectual a una condición superior:

 

 

Igualdad y dignidad para todos los ciudadanos”

 

 

 

Hay que tener en cuenta que, un delito de odio no es un incidente. Según el art. 510 del código penal, está castigo con pena de cárcel de uno a cuatro años, además de la multa correspondiente.

 

 

¿Cuándo aplicar el art. 510 y la pena correspondiente?

 

 

Las penas se imponen cuando los hechos se llevan a cabo frente a un número personas que pueden dar fe de lo sucedido. Los medios pueden ser varios; verbal, a través de internet o la utilización de tecnologías. A continuación, os hacemos un breve resumen del artículo 510 del código penal, en el que se explican los motivos por el que las personas pueden ser duramente castigadas.

 

  1. Las personas que fomenten o inciten pública o directamente el odio, la discriminación, la hostilidad o violencia contra una o varias personas por las razones que sean.
  2. Los que generen contenidos con intención de distribuir información sobre la persona afectada, promueven e inciten a la violencia o al odio hacia esa persona o grupos por las múltiples razones nombradas anteriormente (raza, ideología, sexo, discapacidad, orientación sexual, religión, etcétera).
  3. Las penas también se aplicarán a aquellas personas que nieguen, elogien o trivialicen los delitos de genocidio. Cuando el comportamiento promueva un clima violento, hostil, de odio o discriminación.

 

 

El código penal no refleja la profesión (policías o guardia civil) como una condición de discriminación en delitos de odio. Por lo tanto, estos cuerpos no pueden denunciar las situaciones de odio sufridas en su puesto de trabajo por parte de personas ajenas a su institución. Un claro ejemplo serían los múltiples casos de violencia hacia la policía y la guardia civil en Cataluña. Éstos no pueden acogerse a la ley puesto que están desempeñando su trabajo para proteger a los ciudadanos.

 

 

Los delitos de odio no han sido diseñados para la protección de los policías, ni para la guardia civil, ni al gobierno y tampoco a la oposición.

 

 

Esta ley ha sido diseñada para la minoría vulnerable por las razones antes descritas.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


Abogados especialistas en Delitos

Abogados especializados en Internet y Nuevas Tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *