Cuando utilizan tu conexión de Internet para cometer un delito y te culpan


Parece el guión de una película pero es cierto, puede utilizar tu conexión a Internet para cometer un delito y te investigarán como presunto autor de los hechos.

Nos gustaría compartir este artículo de casos reales que han llegado al despacho de Abogados Portaley, ya que la mayor parte de hogares tienen uno o numerosos ordenadores con conexión a Internet y, por consiguiente, son identificables por su dirección IP.

Las siglas IP se refieren a la expresión inglesa “Internet Protocol” o Protocolo de Internet. La IP es una etiqueta numérica que identifica una conexión de un terminal en una red concreta, como puede ser un PC o una impresora, y que consta de 4 composiciones de números. De esta forma, cada PC conectado a Internet va a poder ser reconocido por medio de su dirección IP, lo que puede ayudar a las autoridades a conocer el origen de una conexión y, por lo tanto, del titular de la misma.

 

Así, toda conexión a Internet por medio de cualquier dispositivo va a poder ser rastreada hasta su dirección IP, y por consiguiente, hasta el titular de la misma. Es por esto que  delincuentes eligen “robar” la dirección de IP de otros para aprovecharse y cometer sus delitos, y no dar a conocer su propia conexión.

Este tipo de acciones se producen principalmente en operaciones o transacciones por Internet por medio de la utilización de tarjetas robadas o falsificadas. Los delincuentes se apoderan de la dirección IP de un tercero completamente ajeno para utilizar esas tarjetas y poder lucrarse sin que se logre seguir ese movimiento del verdadero autor.

estafa fraude internet

 

Así, el titular de la IP usada puede llegar a verse envuelto en un trámite penal en calidad de investigado sin haber tenido en ningún instante conocimiento de los hechos.

De este modo, y siguiendo con el ejemplo de la utilización de tarjetas de crédido/debito, ya sean falsificadas o robadas, el inocente titular de la IP puede resultar investigado (e inclusive acusado) por los delitos:

Delito de estafa del artículo 248.2 c): Serán considerados reos de estafa, “los que utilizando tarjetas de crédito o débito, o cheques de viaje, o los datos obrantes en cualquiera de ellos, realicen operaciones de cualquier clase en perjuicio de su titular o de un tercero”. En este caso la pena será de prisión de seis meses a tres años.

 

Delito uso de tarjetas falsificadas del artículo 399 bis apartado tercero: “El que sin haber intervenido en la falsificación usare, en perjuicio de otro y a sabiendas de la falsedad, tarjetas de crédito o débito o cheques de viaje falsificados será castigado con la pena de prisión de dos a cinco años.”

 

El robo de la dirección IP para cometer delitos por medio del uso de tarjetas es un mero ejemplo de las secuelas que tienepara el titular de la IP, puesto que los delincuentes tienen la posibilidad de hacerse con aquella para cometer otro tipo de delitos.

 

Del mismo modo que en la situación de las tarjetas bancarias, algunos internautas  emplean las redes sociales e Internet como vía para descalificar e insultar a otros, y utilizan direcciones IP de otros para evadir ser identificados por la policía como los autores de tales mensajes.

 

Tengamos en cuenta que verter ciertas expresiones como insultos y descalificaciones graves puede ser considerado como un delito de injurias (artículo 208 y siguientes del Código Penal), y delito de calumnias (artículo 205 y siguientes del Código Penal).

 

Para evadir su imputación en esta clase de delitos los autores deciden recurrir al robo de direcciones IP. Para evadir ser víctima del robo de su dirección IP o, por lo menos, hacer más difícil a los delincuentes esta labor, lo verdaderamente aconsejable es remarcar la seguridad de su red.

 

A este respecto hay multitud de páginas de internet donde se proponen consejos y ayuda informática para hallar un posibilidad de entrar a Internet muchísimo más seguro. Si bien es verdad que incrementar la seguridad en la red reduce las opciones de que alguien utilice nuestra IP para cometer algún delito, no las elimina totalmente, y tenemos la posibilidad de terminar siendo víctimas colaterales.

 

Si se ve arrastrado a un problema penal al haberse empleado su dirección IP para la comisión de un ilícito, nuestra sugerencia es que contacte rápidamente con un abogado que tenga vivencia en esta clase de asuntos, como Abogados Portaley, aunque haya sido llamado en calidad de investigado. Es importante contar desde el primer instante con asesoramiento legal profesional para confrontar de manera correcta al trámite penal.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


Abogados especialistas en Delitos

Abogados especializados en Internet y Nuevas Tecnologías.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *