Cómo hacer frente a la ciberdelincuencia (I)


Diferencia entre delito tradicional y ciberdelito

Un delito es el acto u omisión realizado por una persona contra otra  persona, bienes, negocios o el propio gobierno y que supone una transgresión de la legislación vigente según la cual será sancionada. La sanción puede ser una pena de prisión o una pena de multa, o la combinación de ambas.

Por otro lado, ciberdelincuencia es esencialmente todo delito o actividad ilegal en cuya ejecución se hace uso de un ordenador o dispositivo móvil conectado a internet. También es conocido como delito informático. Podríamos decir que es la extensión de los delitos tradicionales al terreno virtual. En la actualidad se estima que se producen unos diez delitos cibernéticos cada  minuto que afectan tanto a personas como a sus bienes, negocios, gobiernos u organizaciones.

cibercrimen1

Por qué son tan habituales los delitos informáticos

La propia naturaleza de la delincuencia informática nos da la respuesta, su gran facilidad, por lo que ocurre muy a menudo. Existe una amplia variedad de delitos informáticos. Para un delito tradicional se necesitan muchos instrumentos y el riesgo que se corre es muy elevado sin embargo, para cometer un delito informático, lo único necesario es un ordenador con conexión a internet y las propias habilidades y conocimientos del delincuente de tal forma que puede hacerlo desde cualquier lugar. Para hackear la contraseña de correo electrónico de alguien tan solo hace falta un programa de hackeo de contraseñas y algunos datos personales de la víctima.

Qué efectos producen los delitos informáticos en la sociedad

Todo delito, tradicional o informático, es perjudicial para la sociedad. Los cibercriminales atacan básicamente los datos, ya sea de las personas o de las organizaciones, ese es su objetivo principal, la información, y aunque la naturaleza de la ciberdelincuencia sea virtual, sus efectos trascienden a la vida real de cuatro formas básicas:

  • Delincuencia cibernética contra la propiedad, el patrimonio, utilizando los datos personales relacionados con las finanzas y la propiedad robándolos y utilizándolos para cometer fraudes y obtener así ganancias ilegales.
  • Ciberdelincuencia contra personas lo que implica la piratería de su cuenta de correo electrónico o de sus redes sociales, aporpiarse de sus datos protegidos, publicar algo en su nombre y suplantando su identidad, etc
  • Delincuencia cibernética contra gobiernos e instituciones accediendo a datos sensibles de los sitios oficiales gubernamentales y haciendo un uso inadecuado de esta información.
  • Delincuencia cibernética contra empresas hackeando sus servidores y destruyendo y/o copiando los datos de ésta provocando así una gran pérdida de valor, de dinero y, en ocasiones, vendiendo esos datos a la competencia.

 

Cómo hacer frente a la delincuencia II


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *