Sextorsión: robo de información confidencial de contenido sexual para extorsionar


La sextorsión o chantaje sexual ya es uno de los delitos más frecuentes en Internet, según los datos de Kaspersky Lab.

 

Este delito consiste en robar datos de ordenadores, smartphones, tablets o sistemas de almacenaje en la nube, normalmente material privado de contenido sexual, que los ciberdelincuentes utilizan para chantajear a sus víctimas amenazándolas con publicarlos si no acceden a pagar una cantidad económica o hacerles favores, incluso de tipo sexual. Son muy conocidos los casos de sextorsión a famosas, aunque podemos encontrarnos casos en cualquier lugar.

 

 

 

jennifer lawrence

 

 

 

Según la compañía especializada en seguridad los ciberdelincuentes logran hacerse con estos archivos de formas muy diferentes. Una de las más utilizadas es usar un programa de espionaje en el ordenador o móvil de su víctima para controlar la cámara y tomar fotos o vídeos de esta persona en situaciones comprometidas sin que ésta se de cuenta.

 

 

Otro de los métodos comunes es el phising, que consiste en instalar programas en los dispositivos para facilitar la sustracción de archivos que las comprometan. Suelen hacerlo haciéndose pasar por importantes compañías y a través de webs a las que derivan desde un email o un anuncio en redes sociales.

 

 

También pueden modificar un servicio de almacenamiento en la nube para hacerse con los archivos personales de sus dueños legítimos. Esto es lo que le ha sucedido recientemente a la actriz Jennifer Lawrence, una noticia de la que ya nos hacíamos eco en esta web y que le ha causado serios perjuicios. Al parecer, un hacker logró acceder a archivos suyos desnuda a través de un sistema iCloud de Apple.

 

 

Frecuentemente las víctimas son jóvenes y adolescentes, de modo que esto se convierte en una variante de acoso sexual. Algunos países ya están modificando su legislación para contemplar estos nuevos delitos. Para evitar ser víctimas de estos actos debemos evitar conservar imágenes comprometedoras en estos sistemas compartidos, buzones online u otras plataformas vulnerables a ciberataques. Es recomendable conservarlos en algún soporte externo, como una memoria o un disco duro. También es importante no acceder a enlaces sospechosos o direcciones que no conozcas, y tener cuidado con las webs que visitamos. Un buen antivirus puede ayudarnos a detectar estas amenazas, siempre que lo tengamos debidamente actualizado. Procura no usar sistemas de almacenamiento desconocidos en tu ordenador o teléfono, para evitar robos físicos de esta información. La prevención se ha convertido en la mejor arma, por eso es importante tener un abuena actitud en la red.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *