Estafa 400 millones a futbolistas de la Premier y se lo gasta en fiestas en Marbella


Michael McIndoe, exfutbolista escocés de 35 años y con una larga lista de éxitos profesionales tras de sí, ha estafado a un centenar de jugadores de la Premier League británica con falsas promesas de alta rentabilidad mientras gastaba todo ese dinero en chicas, fiestas y todo tipo de lujos en la costa marbellí.

Michael McIndoe se retiró en el año 2011 del futbol profesional para “centrarse en sus negocios”. Antes había jugado en equipos británicos tan importantes como el Luton, el Doncaster, el Barnsley, el Bristol, el Coventry o el MK Dons entre otros. Tenía una exitosa carrera que incluso le llevó a ocupar un puesto en la selección Sub-21 por su país sin embargo, McIndoe tenía otros planes.

Internet Concept

Tras abandonar el futbol, creó un supuesto fondo de inversión con el que prometía una elevada rentabilidad. Desde entonces, ha conseguido estafar a más de un centenar de futbolistas profesionales atraídos por las elevadas ganancias que se les prometía a través de fondos de inversión. En total, se estima que consiguió reunir en torno a 300 millones de libras (uno 413 millones de euros) sin embargo, todo era una gran estafa pues con ese dinero Michael se dio a la buena vida.

Desde su lujosa mansión en Marbella, por la que pagaba la friolera de 37.000 euros de alquiler semanales, Michael McIndoe gastaba todo el dinero en chicas, lujos y fiestas. Dicen sus allegados que siempre llevada consigo una tarjeta de crédito ilimitada, un gran fajo de billetes y que llegó a gastar 55.000 euros en champagne en una única fiesta de una noche.

Jimmy Bullard, jugador del Quenn Park Rangers de la Premier League, ha reconocido públicamente haber perdido casi un millón de dólares en este falso fondo de inversión y relata cómo era su forma de actuar: “Tenía un don para gastar, pero era muy cuidadoso para que no fallara su plan. Nos decía que el dinero estaba en inversiones inmobiliarias, de oro o de la ciudad. La gente estaba convencida de que nos devolvería el dinero, pero de repente se vino todo abajo. Siempre me decía que esperara y que sería un hombre rico”.

Denunciado en 2014 ante la Oficina Nacional de Fraude y auto-declarado en quiebra en octubre pasado, la vida de Michael McIndoe es ahora bien distinta: acumula una deuda de 3 millones de libras, vive en casa de su madre y se alimenta de la caridad.


Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *